Teoría de la gestión de operaciones

Abadía de Senanque en Provenza con campos de lavanda

La teoría de gestión de operaciones es el conjunto de prácticas que las empresas utilizan para aumentar la eficiencia en la producción. La gestión de operaciones se ocupa de controlar el proceso de producción y las operaciones comerciales de la manera más eficiente posible.

conclusiones clave

  • La teoría de la gestión de operaciones abarca las estrategias que las empresas emplean para aumentar la eficiencia en las operaciones y la producción.
  • Para operar de manera eficiente, las empresas deben utilizar la menor cantidad de recursos necesarios y esforzarse por cumplir con los requisitos del cliente al más alto nivel posible.
  • maximizar los recursos implica administrar cómo se utilizan las materias primas y la mano de obra para crear bienes y servicios finales.
  • La gestión moderna de operaciones se compone de cuatro teorías: rediseño de procesos de negocio (bpr), six sigma, manufactura esbelta y sistemas de fabricación reconfigurables.

comprender la teoría de la gestión de operaciones

La gestión de operaciones implica ciertas responsabilidades. Una de esas responsabilidades es garantizar que el negocio funcione de manera eficiente, tanto en términos de uso de la menor cantidad de recursos necesarios como en el cumplimiento de los requisitos de los clientes al más alto nivel económicamente viable.

La gestión de operaciones implica la gestión del proceso mediante el cual las materias primas, la mano de obra y la energía se convierten en bienes y servicios. Las habilidades de las personas, la creatividad, el análisis racional y el conocimiento tecnológico son importantes para el éxito en la gestión de operaciones.

gestión de operaciones históricas versus gestión de operaciones moderna

En la historia de las operaciones comerciales y de fabricación, la división del trabajo y los avances tecnológicos han beneficiado la productividad de la empresa. medir sistemáticamente el rendimiento y calcular con fórmulas era una ciencia algo inexplorada antes del trabajo inicial de Frederick Taylor en el campo.

En 1911, Taylor publicó sus principios de gestión de operaciones científicas, caracterizados por cuatro elementos específicos: el desarrollo de una verdadera ciencia de la gestión, la selección científica de un trabajador eficaz y eficiente, la educación y el desarrollo de los trabajadores, y la cooperación íntima entre la dirección y el personal.

La gestión de operaciones moderna gira en torno a cuatro teorías: rediseño de procesos de negocio (bpr), sistemas de fabricación reconfigurables, six sigma y manufactura esbelta. bpr se formuló en 1993 y es una estrategia de gestión empresarial que se centra en analizar y diseñar flujos de trabajo y procesos comerciales dentro de una empresa. El objetivo de bpr es ayudar a las empresas a reestructurar drásticamente la organización mediante el diseño del proceso empresarial desde cero.

Los sistemas de fabricación reconfigurables son sistemas de producción diseñados para incorporar cambios acelerados en componentes de estructura, hardware y software. Esto permite que los sistemas se ajusten rápidamente a la capacidad a la que pueden continuar la producción y cuán eficientemente funcionan en respuesta a los cambios del mercado o del sistema intrínseco.

Six Sigma es un enfoque que se centra en la calidad. Se desarrolló principalmente entre 1985 y 1987 en Motorola. la palabra “seis” hace referencia a los límites de control, que se ubican en seis desviaciones estándar de la media de distribución normal. Jack Welch de General Electric comenzó una iniciativa para adoptar el método Six Sigma en 1995, lo que le dio una gran popularidad al enfoque. Cada proyecto Six Sigma dentro de una empresa tiene una secuencia de pasos definida y objetivos financieros, como aumentar las ganancias o reducir los costos. Las herramientas utilizadas en el proceso Six Sigma incluyen gráficos de tendencias, cálculos de defectos potenciales y otras proporciones.

La fabricación ajustada es un método sistemático para eliminar el desperdicio dentro del proceso de fabricación. La teoría Lean explica el desperdicio que se crea por sobrecarga o cargas de trabajo desiguales. Esta teoría considera que el uso de los recursos por cualquier motivo que no sea la creación de valor para los clientes es un desperdicio y busca eliminar los gastos innecesarios en recursos tanto como sea posible.