¿Cuál es la mejor medida de la salud financiera de una empresa?

Abadía de Senanque en Provenza con campos de lavanda

Tabla de contenido

  • liquidez
  • solvencia
  • eficiencia operativa
  • rentabilidad

Al evaluar una acción, los inversores siempre buscan esa medida clave de oro que puede obtenerse mirando los estados financieros de una empresa, pero encontrar una empresa que cumple todos los requisitos simplemente no es tan fácil.

Para evaluar con precisión la salud financiera y la sostenibilidad a largo plazo de una empresa, se deben considerar varias métricas financieras. Las cuatro áreas principales de salud financiera que deben examinarse son liquidez, solvencia, rentabilidad y eficiencia operativa. sin embargo, de los cuatro, probablemente la mejor medida de la salud de una empresa es el nivel de su rentabilidad.

Existen varios índices financieros que pueden revisarse para evaluar la salud financiera general de una empresa y determinar la probabilidad de que la empresa continúe como un negocio viable. Los números independientes, como la deuda total o la ganancia neta, son menos significativos que los índices financieros que conectan y comparan los diversos números en el balance de una empresa o en el estado de resultados. La tendencia general de las razones financieras, ya sea que estén mejorando con el tiempo, también es una consideración importante.

conclusiones clave

  • No hay una manera perfecta de determinar la salud financiera de una empresa, y mucho menos la sostenibilidad, a pesar de los mejores esfuerzos de los inversores.
  • sin embargo, hay cuatro áreas críticas de bienestar financiero que pueden analizarse detenidamente para detectar signos de fortaleza o vulnerabilidad.
  • Las cuatro áreas a considerar son liquidez, solvencia, rentabilidad y eficiencia operativa.
  • los cuatro son importantes, pero la medida más importante de la salud financiera de una empresa es su rentabilidad.

liquidez

La liquidez es un factor clave para evaluar la salud financiera básica de una empresa. La liquidez es la cantidad de efectivo y activos fácilmente convertibles en efectivo que posee una empresa para administrar sus obligaciones de deuda a corto plazo. Antes de que una empresa pueda prosperar a largo plazo, primero debe poder sobrevivir a corto plazo.

Las dos métricas más comunes utilizadas para medir la liquidez son la relación actual y la relación rápida. De estos dos, la relación rápida, también conocida como prueba ácida, es la medida más precisa, ya que, al dividir los activos corrientes entre los pasivos corrientes, excluye el inventario de los activos y excluye la parte actual de la deuda a largo plazo de los pasivos. . por lo tanto, proporciona una indicación más realista de la capacidad de una empresa para gestionar obligaciones a corto plazo con efectivo y activos disponibles. Una relación rápida inferior a 1.0 es una señal de peligro, ya que indica que los pasivos corrientes exceden los activos corrientes.

El margen de beneficio final de una empresa es el mejor indicador individual de su salud financiera y su viabilidad a largo plazo.

solvencia

El concepto de solvencia, estrechamente relacionado con la liquidez, es la capacidad de una empresa para cumplir con sus obligaciones de deuda de manera continua, no solo a corto plazo. Los índices de solvencia calculan la deuda a largo plazo de una empresa en relación con sus activos o patrimonio.

La relación deuda / capital (d / e) es generalmente un indicador sólido de la sostenibilidad a largo plazo de una empresa, ya que proporciona una medición de la deuda contra el capital contable y, por lo tanto, también es una medida del interés y la confianza de los inversores en un empresa. Una relación d / e más baja significa que más de las operaciones de una empresa están siendo financiadas por accionistas en lugar de por acreedores. Esto es una ventaja para una empresa, ya que los accionistas no cobran intereses sobre la financiación que proporcionan.

Las relaciones d / e varían ampliamente entre industrias, pero independientemente de la naturaleza específica de un negocio, una tendencia a la baja en el tiempo en la relación d / e es un buen indicador de que una empresa está en un terreno financiero cada vez más sólido.

eficiencia operativa

La eficiencia operativa de una empresa es clave para su éxito financiero. Su margen operativo es el mejor indicador de su eficiencia operativa. esta métrica indica no solo el margen de beneficio operativo básico de una empresa después de deducir los costos variables de producción y comercialización de los productos o servicios de la empresa; por lo tanto, proporciona una indicación de qué tan bien la gerencia de la compañía controla los costos.

La buena gestión es esencial para la sostenibilidad a largo plazo de una empresa. Una buena administración puede superar una serie de problemas temporales, mientras que una mala administración puede llevar al colapso de incluso los negocios más prometedores.

los índices financieros se pueden usar para evaluar la salud general de una empresa; los números independientes son menos útiles que los que comparan y contrastan números específicos en el balance general de una empresa, como las relaciones precio / ganancias (p / e) o deuda / capital (d / e). 

rentabilidad

Si bien la liquidez, la solvencia básica y la eficiencia operativa son factores importantes a considerar al evaluar una empresa, el resultado final sigue siendo el resultado final de una empresa: su rentabilidad neta. De hecho, las empresas pueden sobrevivir durante años sin ser rentables, operando con la buena voluntad de los acreedores e inversores, pero para sobrevivir a largo plazo, una empresa debe alcanzar y mantener la rentabilidad.

La mejor métrica para evaluar la rentabilidad es el margen neto, la relación entre las ganancias y los ingresos totales. Es crucial considerar la razón de margen neto porque una simple cifra de ganancias en dólares es inadecuada para evaluar la salud financiera de la compañía. una empresa puede mostrar una cifra de beneficio neto de varios cientos de millones de dólares, pero si esa cifra representa un margen neto de solo el 1% o menos, incluso el más mínimo aumento en los costos operativos o la competencia en el mercado podría hundir a la empresa en rojo. Un mayor margen neto, especialmente en comparación con sus pares de la industria, significa un mayor margen de seguridad financiera, y también indica que una empresa está en una mejor posición financiera para comprometer capital para el crecimiento y la expansión.