¿Cómo se usa el índice de precios al consumidor (IPC) en los contratos de escalada de mercado?

Abadía de Senanque en Provenza con campos de lavanda

las cláusulas de escalamiento se utilizan a menudo para facilitar la creación de contratos a largo plazo, y el índice de precios al consumidor (cpi) es una de las medidas más utilizadas para aplicar una cláusula de escalamiento.

los vendedores dudan en fijar un precio en un contrato a largo plazo por temor a perder el beneficio de una posible apreciación del mercado en el valor de sus bienes o servicios que puede ocurrir con el tiempo debido a la inflación u otros factores económicos. sin embargo, a menudo es conveniente que los compradores puedan asegurar acuerdos a largo plazo, ya sea para asegurar un suministro constante o para poder presupuestar los gastos a largo plazo. Una solución que generalmente es aceptable para ambas partes implica incluir una cláusula de escalamiento que ajuste periódicamente el precio del contrato de acuerdo con un indicador acordado de los cambios en los precios del mercado. el cpi es tal indicador; Es ampliamente aceptado como un reflejo razonablemente preciso de los cambios de precios debido a la inflación.

las cláusulas de escalada se aplican a los contratos de alquiler de propiedades, mano de obra, seguros, pagos de manutención ordenados por el tribunal y una gran cantidad de contratos de bienes y servicios. Un área económica bien conocida donde el cpi se utiliza para la escalada es el beneficio del gobierno que se proporciona a las personas elegibles. por ejemplo, el cpi proporciona la base para el aumento anual del costo de vida para los beneficiarios de los beneficios de la seguridad social. el cpi no es un indicador directo del costo de vida; es simplemente una encuesta de precios de una amplia canasta de productos básicos de consumo, pero aún se utiliza para estimar los cambios en el costo de vida.

implementar el cpi en un contrato de escalada de mercado

Al implementar un modificador de cláusula de escalamiento como el cpi, el contrato debe definir con precisión cómo se realizan ajustes periódicos al contrato.

la cifra a la que se aplica el ajuste debe estar claramente definida. por ejemplo, en un contrato de alquiler, el ajuste se puede hacer únicamente al monto de la renta base o se puede aplicar a una cifra mayor que incluya otros elementos secundarios, como servicios públicos o servicios de mantenimiento.

Se especifica la variación particular de los cpi a emplear. el gobierno calcula las variaciones del cpi para diferentes áreas del país, además del cálculo del cpi general estándar designado como cpi-u, que pretende mostrar el cpi promedio para los trabajadores urbanos en todas las ciudades estadounidenses.

el contrato establece necesariamente con qué frecuencia se deben hacer o considerar los ajustes. Los ajustes de escalada ocurren más comúnmente sobre una base anual, pero se pueden aplicar con mayor o menor frecuencia de acuerdo con cualquier acuerdo que lleguen las partes del contrato. cuando se usa el cpi como un modificador de escalamiento, las diferentes variaciones del cpi no se proporcionan todas con la misma frecuencia. Los índices de algunas de las áreas metropolitanas de EE. UU. solo se publican semestralmente por la oficina de estadísticas laborales y, por lo tanto, no son apropiados para situaciones contractuales en las que las partes desean realizar ajustes de precios relacionados con la inflación todos los meses.

La fórmula específica para el ajuste también se establece en el contrato. comúnmente, el ajuste de precio realizado es un porcentaje igual al cambio porcentual del cpi, pero un contrato puede estipular el uso de un multiplicador que resulte en un ajuste mayor o menor que el cambio en el número de cpi. algunos contratos estipulan adicionalmente un aumento de precio total máximo o garantizan un aumento mínimo periódico.