Biocombustible

Abadía de Senanque en Provenza con campos de lavanda

¿Qué es el biocombustible?

El biocombustible es un tipo de fuente de energía renovable derivada de materiales microbianos, vegetales o animales. Ejemplos de biocombustibles incluyen etanol (a menudo hecho de maíz en los Estados Unidos y caña de azúcar en Brasil), biodiesel (de aceites vegetales y grasas animales líquidas), diesel verde (derivado de algas y otras fuentes vegetales) y biogás (metano derivado de estiércol animal y otro material orgánico digerido).

los biocombustibles son más útiles en forma líquida o gaseosa porque son más fáciles de transportar, entregar y quemar limpiamente.

conclusiones clave

  • los biocombustibles son una clase de energía renovable derivada de materiales vivos.
  • Los biocombustibles más comunes son el etanol de maíz, el biodiesel y el biogás de subproductos orgánicos.
  • La energía de los recursos renovables ejerce menos presión sobre el suministro limitado de combustibles fósiles, que se consideran recursos no renovables.

como funciona el biocombustible

Muchos en la industria energética consideran que los biocombustibles son de vital importancia para la producción de energía futura debido a sus propiedades limpias y renovables. Es importante destacar que muchas de las principales compañías petroleras del mundo ahora están invirtiendo millones de dólares en investigación avanzada de biocombustibles. La compañía petrolera más grande de Estados Unidos, exxonmobil, dice que están financiando una amplia cartera de programas de investigación de biocombustibles que incluyen esfuerzos continuos sobre algas, así como programas para convertir materias primas de biomasa no basadas en alimentos, es decir, biomasa celulósica, en biocombustibles avanzados. advierten, sin embargo, que las mejoras tecnológicas fundamentales y los avances científicos aún son necesarios tanto en la optimización de la biomasa como en el procesamiento de la biomasa en combustibles viables.

limitaciones del biocombustible

Las personas preocupadas por la seguridad energética y las emisiones de dióxido de carbono ven los biocombustibles como una alternativa viable a los combustibles fósiles. Sin embargo, los biocombustibles también tienen defectos. por ejemplo, se necesita más etanol que gasolina para producir la misma cantidad de energía, y los críticos sostienen que el uso de etanol es extremadamente derrochador porque la producción de etanol en realidad crea una pérdida neta de energía al tiempo que aumenta los precios de los alimentos. Los biocombustibles también se han convertido en un punto de contención para los grupos de conservación que argumentan que los cultivos biológicos se utilizarían mejor como fuente de alimentos en lugar de combustible. Las preocupaciones específicas se centran en el uso de grandes cantidades de tierra cultivable que se requieren para producir cultivos biológicos, lo que genera problemas como la erosión del suelo, la deforestación, la escorrentía de fertilizantes y la salinidad.

la alternativa de las algas

Para ayudar a mitigar el problema del gran uso de la tierra cultivable, empresas como Exxonmobil están recurriendo a soluciones basadas en agua en forma de producción de algas. Exxon afirma que las algas se pueden cultivar en tierras inadecuadas para otros fines con agua que no se puede utilizar para la producción de alimentos. Además de utilizar tierras no cultivables y no requerir el uso de agua dulce, las algas podrían producir mayores volúmenes de biocombustibles por acre que otras fuentes. La otra ventaja de usar algas sobre otras fuentes biológicas es que las algas se pueden usar para fabricar biocombustibles de composición similar a los combustibles de transporte actuales. Esto ayudaría en gran medida a reemplazar los combustibles fósiles convencionales como la gasolina y el diésel utilizados hoy en día.